Iced Heart

Foro yaoi saint seiya
 
PortalÍndiceFAQBuscarRegistrarseMiembrosConectarse

Comparte | 
 

 Mio o de nadie. (Mime x Syd) (Songfic)

Ir abajo 
AutorMensaje
spica66
::Caballero Dorado Shaka de Virgo/ Admin::
::Caballero Dorado Shaka de Virgo/ Admin::
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 3796
Edad : 47
Localización : En el Jardin de los Sales Gemelos, meditando
Fecha de inscripción : 16/02/2008

MensajeTema: Mio o de nadie. (Mime x Syd) (Songfic)   Jue Oct 16, 2008 12:22 pm

!Lo prometido es deuda!.
Esta historia esta dedicada a mi querida amiga Alannis (alias Mime) ya que hace muchisimo tiempo que le prometi que le dedicaria uno. La cancion que he usado es Neverland de Helloween.
Espero que te guste este pequeno regalo de cumplea~nos por atrasado y tambien que os guste a quienes lo leais.

La historia en la que esta basado es la que Daren (Siegfried), Alannis (Mime) y yo (Syd) llevabamos en otro foro y que quedo incompleta.
Esta es una version alternativa narrada en la mayor parte desde el punto de vista de Mime.


CAPITULO UNO.
Mime acababa de despertarse después de una agotadora noche pasional y a su lado yacía aún dormido, un hermoso joven de cabellos verdes que le caían atrás formándole una larga coleta.
El guerrero pelinaranja lo miró atentamente por unos momentos, observando hasta el más mínimo detalle del rostro durmiente del otro chico. Una lágrima rodó por su mejilla mientras se levantaba lo más cuidadosamente posible para no despertar a su amante, a pesar de que ya eran casi las doce del mediodía. El otro chico dormía como un lirón pues debía estar agotadísimo tras los esfuerzos de aquella noche.

Tal como era su costumbre, una vez vestido, tomó su arpa para salir en busca de un rincón tranquilo y casi por inercia sus pasos lo llevaron al lugar donde había conocido a su amor. Sus ojos brillaban a causa de la emoción y mientras tañía las cuerdas de su instrumento a su mente vinieron una serie de agridulces recuerdos del día en que lo conoció.

What can I do?
Will I be getting through?
Now that I must try to leave it all behind


Inusualmente aquel día brillaba el sol en Asgard, uno de los raros dias de primavera en el que las florecillas silvestres habían comenzado a despuntar haciendo un magnifico contraste con el verde de la hierba que bajo la espesa capa de nieve había permanecido oculta durante varios meses.

Diversos animalillos se dejaban ver y oír en aquel hermoso bosquecillo que lindaba con un enorme jardín y en cuyo centro había, !maravilla de maravillas! una pequeña laguna de aguas cristalinas que emitían destellos plateados gracias a los choques de los rayos solares contra su superficie.
En definitiva, aquel era el lugar perfecto para hallar la necesaria inspiración y componer una magnífica melodía.
A punto estaba de tocar mi primera nota cuando aquel sublime dia se volvió perfecto, pues me habia dado cuenta de que no estaba solo en aquel lugar, otro chico que debía tener apróximadamente mi edad estaba sentado allí. Me acerqué hasta él pues tan absorto estaba en sus pensamientos que no había notado que yo acababa de llegar. Ese joven eras tú, amor mío.

Te presentante como Syd de Mizar y comenzamos a hablar como si nos hubiéramos conocido de toda la vida. Tal como había intuido nada más verte tus palabras me confirmaron que hablaba con otro de los guerreros de Odín. Syd de Mizar, ni más ni menos, a mi lado estaba el portador del manto sagrado de Zeta. Yo te dije que era "el poeta sanguinario" cuando me preguntaste si sabía tocar el arpa, sonreí al verte sonrojar pues me imaginé que más que una pregunta en sí, era un modo de iniciar una conversación o una petición muda para que tocara algo para ti. La tomé y tañí tan sólo unas pocas notas de mi famoso "Réquiem" que al emitir un hermoso destello dorado hizo que una de las cuerdas que salió disparada hacia un árbol cercano se resquebrajara. Te di un empujón y ambos nos apartamos justo a tiempo.

El ver tu cara de sorpresa no tenía precio alguno pero en ella vi tambien tu admiración por mi técnica y a petición mía hiciste una pequeña demostración de tus poderes. En el instante en el que elevaste tu cosmos, una pequeña zona de césped había quedado cubierta de una delgada capa de hielo azulado y cuando me giré habías desaparecido para en apenas un parpadeo volver a aparecer frente a mí con tus garras afiladas a escasos milímetros de mi rostro, quizás debido a la fuerza usada para provocar tal efecto y a pesar de tu enorme autocontrol, algunos de mis mechones fueron a parar al suelo.

El resultado final de la demostración fue que ambos acordamos no pelear entre nosotros debido a la mutua admiración por nuestras habilidades. Aún recuerdo la hermosa sonrisa que me regalaste y de nuevo volvimos a sentarnos.

Me sorprendió gratamente el que no me trataras con desdén puesto que sabía que los Mizar eran una de las familias mas pudientes de Asgard y también había oído decir que el guerrero de Zeta era un joven muy arrogante, no obstante, en todo momento te mostraste amable conmigo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
spica66
::Caballero Dorado Shaka de Virgo/ Admin::
::Caballero Dorado Shaka de Virgo/ Admin::
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 3796
Edad : 47
Localización : En el Jardin de los Sales Gemelos, meditando
Fecha de inscripción : 16/02/2008

MensajeTema: Re: Mio o de nadie. (Mime x Syd) (Songfic)   Mar Oct 28, 2008 7:02 am

Fue entonces cuando comenzaron los más maravillosos instantes de mi vida pues aunque noté que algo te causaba una gran tristeza, una especie de secreto que guardabas en tu interior reflejado en tus bellos ojos color de miel, aquella era la primera vez que me encontraba con alguien que no sentía rechazo alguno hacia mí, ni me miraba con recelo a causa de aquel terrible episodio de mi adolescencia que era bien conocido por todo el país.

Mi mano instintivamente acarició la tuya y tú te volviste acariciando mis cabellos. Aquel roce y la ternura que me pareció ver en tu mirada me dieron el valor de pedirte que te recostaras en mi regazo mientras de las cuerdas de mi arpa salía una melodía improvisada e inspirada por ese muchacho tan apuesto que se encontraba junto a mí. Inspirada por ti, amado mío.
Creí que mi felicidad no conocería límite alguno cuando te incorporaste porque tus bellos ojos se clavaron en los míos, regalándome además una luminosa sonrisa y aplaudiste la canción que había tocado especialmente para ti. Por impulso, te atraje hacia mí y besé tus labios.

Nunca he sido alguien que se enamorara fácilmente pero tú con tan sólo una mirada fuiste capaz de derribar cualquier defensa que hubiera podido ponerte y más aún cuando te sonrojaste tan deliciosamente debido al elemento sorpresa de aquel beso, pero sonreíste y volviste a acariciar mi rostro.
Mi querido Syd, para alguien cuya infancia había sido marcada por el trato severo y los golpes, cuyo corazón sensible se había llegado a llenar de un intenso odio, aquellos tiernos gestos eran como el agua que una persona sedienta encuentra en un oasis del desierto.
Recosté mi cabeza sobre tu hombro y tú pasaste tu brazo sobre el mío, así permanecimos largo rato hasta que una tercera persona hizo acto de aparición de la forma más inesperada posible.

Sentí momentaneamente como unos irracionales celos me invadían al notar que alguien estaba llamando, o quizás aporreando sería el término más correcto, a la puerta de la casa que se encontraba al fondo del jardín en el que estábamos, el cual formaba parte de las tierras de los Mizar.

Vi la enorme preocupación en tu rostro pues habías parecido reconocer la cosmoenergía de quien quiera que fuera el autor de los golpes y ambos salimos hacia el lugar de procedencia de aquella conmoción. Se trataba de Siegfried, el guerrero de Alfa, el cual venía malherido.

Una vez que dejamos instalados a Siegfried sobre la cama del dormitorio de huéspedes para que se recuperara y aunque tú sólo lo hiciste tras mucha insistencia por mi parte ya que nuestro comandante era muy insistente en que te quedaras con él, salimos de allí. Yo lo hice poco después de ti, tras insistir que Alfa se durmiera de una vez, porque me di cuenta que tú no te veías bien y de nuevo sentí la misma sensación de melancolía que tenías antes sumada ahora a la preocupación por Siegfried. Cuando entré al salón te vi sentado sobre el sofá con lágrimas cayéndote por el rostro, estabas leyendo un papel que sostenías en tu mano, una partida de nacimiento que te nombraba como uno de un par de gemelos. Fue entonces cuando comprendí el por qué de tu profunda tristeza y sin más te abracé fuertemente dándote un beso en la frente mientras explicabas de qué se trataba todo aquello. Mi gesto no era ahora el de un posible amante, y menos aún de uno celoso, sino uno de compañerismo, el que una persona hace por otra cuando esta última se ve en un apuro o sufriendo horriblemente y tú, mi bello Syd, te dejaste hacer hasta que te calmaste.

Pero desde mi punto de vista la llegada del guerrero Dragón a la casa marcó el principio del fin de aquel maravilloso día, aunque logré que sonrieras de nuevo e incluso después los tres lográramos divertirnos juntos bañándonos en el lago, compitiendo por ver quién hacía la broma más pesada a quién y luego en la bañera.... ¿quién podría olvidar el episodio de la bañera?...

Flashback.
El flashback está narrado por ambos personajes (la parte en negrita por Mime (Alannis) y el resto por Syd (yo)). La escena está sacada directamente del juego de RPG, tan sólo he acortado algunas partes y editado otras para garantizar una mayor fluidez en el relato.

Después del baño en el lago....
El frío en Asgard es absolutamente horrendo. Fui corriendo hacia el baño, de donde saqué varias toallas que nos repartimos entre los tres; rápidamente me sequé y me cubrí con una. Me acerqué a la chimenea de la sala de estar a avivar el fuego, que parecía estar a punto de apagarse.
-No se lo que pensáis vosotros, pero creo que sería una buena idea que nos quitáramos la ropa mojada y nos diéramos un baño caliente para sacarnos este frío de encima.

Los otros dos guerreros se reían diciendo que yo no llevaba gran cosa encima pero sonreí y continué hablando.
-Hay dos cuartos de baño en la casa, así que si queréis, id vosotros primero -ambos preguntaron acerca de la ropa limpia- en las dos habitaciones hay ropa mía en los armarios que podéis usar. Creo que los tres usamos las mismas tallas, aunque Siegfried es un poquito más alto.

En muy poquito tiempo conseguí que el fuego se hubiera avivado lo suficiente para seguir caldeando la casa y le añadi algo más de leña pues por muy acostumbrados que estemos al frío por estas tierras no es nada agradable el estar congelándose cuando no hay necesidad para ello.

Mime está aún muy calladito, pero Siegfried me tomó la palabra en cuanto a lo del baño. Parecía mucho más animado que cuando estábamos fuera, aunque creo que el muy pillo tenía pensado en hacer algo más a modo de venganza, estoy seguro de ello, pero eso no importaba en aquel momento. Me alegró mucho de que mi buen amigo se viera más feliz.
Dice que me ayudará a llenar la bañera, no es algo que sea necesario, pero llevaba la impresión que desde que llegó a mi casa había algo que aún no me había dicho pero que no se atrevía a hacerlo, tal vez porque Mime está aquí también o porque le es un tema difícil de abordar. En fin, dejaré que sea él quien tome la iniciativa porque hasta ahora no he conseguido sacar nada en limpio.
Terminé de secarme delante del fuego y me puse la toalla alrededor de la cintura puesto que no tenía ganas de exhibir mis bonitos calzoncillos Disney, aunque no lo son tanto como los del guapísimo Mime, blancos a topitos rojos. Me gustaría saber qué ropa interior lleva Siegfried y le echo una mirada cómplice al guerrero de Eta, quien parece captar el mensaje aunque no cruzamos palabra alguna entre nosotros. ¿Por qué le preocupara tanto que le veamos desnudo? Yo ya lo vi con el traje con el que vino al mundo, cuando eramos niños, ja, ja, ja.
-!Manos a la obra, Sieg! -guiñé un ojo a Mime.

Siegfried ha notado mis miradas a Mime y he visto que estaba algo nervioso pero antes de que pudiera reaccionar lo derribamos al suelo. Tan sólo se trata de vengarnos un poquito y además, él ya nos ha visto en ropa interior, así que sería una buena idea que él nos enseñara la suya: sólo por estar los tres en igualdad de condiciones. Entre Mime y yo le quitamos los pantalones, pero justo antes de sacárselos le cubrí con una toalla porque había visto que se estaba enfadando de veras con nosotros y parecía que las heridas aún le hacían daño.
-Venga Siegfried, no seas así, que tú ya nos has visto en ropa interior, en serio que no entiendo por qué te da tanta vergüenza el que te veamos. -¿Por qué no nos bañamos los tres juntos?, los tres somos hombres y ya nos hemos visto prácticamente sin ropa,por lo tanto, ¿que más da ver el resto? -les propuse con una carita de lo más angelical -además, será bueno para el medio ambiente, no usaremos tanta agua...

Al terminar de escuchar eso me sonrojé por completo, la sola idea de ver a dos apuestos hombres por completo desnudos no me parecía mala... pero el que alguien me viese desnudo....

-Mmmm pues...- comencé a decir con el rostro completamente sonrojado- tal vez no se gaste tanta agua... pero no sé ustedes, pero yo... tengo... un horrible defecto de nacimiento en la espalda que no me gusta mostrar...

Era más que obvio que la última parte era una total mentira, pero no se me había ocurrido nada más en ese momento, estaba completamente desorbitado con la ida que había tenido hacía unos segundos- así que... si gustan, pueden bañarse ustedes dos... yo usaré el otro baño jejeje...

Me levanté y fui hasta el cuarto de baño en donde me quité la camiseta empapada y escurrí un poco más mi cabello. Me aseguré de que la puerta estuviera bien cerrada antes de empezar a quitarme mi última prenda y entrar a la bañera cuando oí que la puerta del baño se abría.


Mime nos soltó un cuento chino acerca de que tiene un terrible defecto corporal: !qué mentiroso!, debería aprender a mentir mejor puesto que lo que vi de él en el lago era absolutamente perfecto, sin ninguna tara. Me parece que estaba avergonzado a que lo viéramos desnudito y salió disparado como un rayo hacia el otro baño cerrando con llave tras de sí.
Siegfried y yo lo dejamos hacer durante unos momentos para darle un falso sentido de seguridad y susurré algo en el oído de Siegfried que le hizo sonreír maliciosamente. Cuando oímos que se iba a meter en la bañera, sin que se lo esperara abrimos la puerta tras unas pequeñas manipulaciones.
-!!!Holaaa, Mimitoooo!!!.
-!!!Chicos!!! !!¿qué rayos hacen aquí?!!

El pobre estaba super-sonrojadito, mientras que Alfa y yo avanzábamos hacia él.
-Mime, Mime, Mime, mi querubín, olvidas que estás en mi casa y que tengo copias de todas las llaves (le enseñé un manojo) aparte de la de este baño. Sin embargo, aprendí a forzar cerraduras siendo niño... -doy una risotada - por cierto, ¿nos gustaría muchísimo saber a qué viene tanta vergüenza ahora? En el lago no parecías preocuparte....
Me acerqué más a él para que no pudiera escaparse mientras que el guerrero de Alfa se aseguraba de que la bañera se llenaba de agua caliente y puso un líquido que hacía muchas burbujitas. Mientras, obligaba a Mime a que se pusiera de espaldas a mí.
-Eres un mentirosillo, la piel de tu espalda es absolutamente perfecta.
Siegfried nos miraba con una sonrisa algo maliciosa que le devolví, Mime parecía algo nervioso.

Sonriendo maliciosamente le quité la toalla que cayó al suelo.
-!No te muevas! Como veo que aún no te has quitado toda la ropa, yo creo que el defecto ese del que hablabas quizá esté oculto.... quizás debajo deestos lindos topitos rojos.... (Mime no sabía a qué atenerse y yo disfrutaba viéndolo ponerse más nervioso aún)...
Antes de que se le ocurriera moverse para zafarse de mí, lo tomé entre mis brazos como si fuera un bebé y me lo llevé hacia la bañera que Siegfried ya había llenado. Mime forcejeó un poco pero conseguí meterlo en el agua.
-Siegfried, ¿no te gustaría acompañarnos? El agua está muy bien.

Por último, terminé de desnudarme y dije a ambos.
-Venga, chicos que no hay nada de lo que avergonzarse... -mientras que me estiraba perezosamente en la bañera y cerraba los ojos para disfrutar del calor del agua, la espuma la llenaba por completo, así que era imposible ver nada que estuviera debajo de ella. Además de que me estaba muriendo de ganas de disfrutar de aquel baño.

Al entrar al agua me sonrojó aún más (si es que se podía...) al ver el espectacular cuerpo de Syd y... el de Siegfried... Era casi un sueño hecho realidad, pero estuve a punto de desmayarme al estar en la tina con Syd y saber que estaba por completo desnudo...
- Chicos... insisto, báñense ustedes dos... yo... me voy al otro baño...- traté de levantarse, pero enseguida el peliverde me tomó de mi última prenda haciendo que no sólo me volviera a caer a la bañera sino que también quedara como Dios me trajo al mundo y para cerrar con broche de oro, Syd me aprisionó en sus brazos para que no pudiera escapar.
- !Qué malo eres Syd!... además, ¿¿¿¿¿¿por qué tanta manía de que nos bañemos los tres juntos??????


Lo que suponía era cierto, !tiene un cuerpazo despampanante!, lo del defecto en la espalda era tan sólo una mentira como un castillo. Su piel ha tomado la misma tonalidad que la de un tomate y puedo asegurar que no se debía al calor de la bañera, aunque eso le hacía parecer aún más bello.
La verdad es que encontré muy gracioso el que estuviera tan sonrojado y respondí inocentemente aún sin soltarlo.
-¿Malo yo? Ustedes perdonen, señores, pero ¿quién empezó desnudando a quién en el lago? Si no recuerdo mal un cierto joven de largos cabellos anaranjados me despojó de mis pantalones dejando al descubierto mis bonitos bóxers de Winnie Pooh y por cierto... se te olvidó mencionar a Tigger (dije refiriéndome al otro personajillo en mis bonitos calzoncillos). (A su oído) Estate quietecito, hay suficiente espuma para poder preservar el decoro y no te preocupes que no te voy a hacer nada.


Última edición por spica66 el Jue Nov 06, 2008 7:00 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alannis
::Guerrero Divino Mime Benetnasch Eta::
::Guerrero Divino Mime Benetnasch Eta::
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 862
Edad : 28
Localización : en tus peores pesadillas
Fecha de inscripción : 17/02/2008

MensajeTema: Re: Mio o de nadie. (Mime x Syd) (Songfic)   Miér Oct 29, 2008 10:41 pm

spica!! q' lindo regalo atrasado de cumple *O*, te esta kedando muy lindo y bastante chistoso
Mime: mas bien muy humillante...
tu callate pelos de zanahoria ¬¬. pero en serio linda, te esta kedando muy bien... no crei q' hablaras en serio cuando decias q' te ibas a basar en el roll q' teníamos en “ese foro”, pero bueno, esta muy chevere.

espero q' lo continues pronto y de nuevo gracias por el regalito, eres un amor ^^.

besitos, saludos

_________________


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
spica66
::Caballero Dorado Shaka de Virgo/ Admin::
::Caballero Dorado Shaka de Virgo/ Admin::
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 3796
Edad : 47
Localización : En el Jardin de los Sales Gemelos, meditando
Fecha de inscripción : 16/02/2008

MensajeTema: Re: Mio o de nadie. (Mime x Syd) (Songfic)   Dom Nov 02, 2008 8:54 am

Mientras que Mime y yo teníamos este ejem, ejem... pequeño intercambio de impresiones, Siegfried nos observaba con una expresión muy divertida en el rostro sentado al borde de la bañera. Me incorporé un poquito para añadir algo más de agua caliente y un poco del gel para que hiciera más espuma y cuando Siegfried estaba distraído lo eché al agua.
-Y también creo recordar a otro jovencito que no me devolvió mis pantalones cuando tuvo la oportunidad, que me llevó a cuestas como si fuera un saco de patatas hasta mi casa y se estuvo divirtiendo a costa mía. Así que... !fuera ropas! y deja de chillar como una niñita!.
Utilizando mis afiladas garras del tigre le quité la ropa, aunque ni su cuerpo ni el de Mime ni el mío estaban a la vista debido a la gran cantidad de espuma que allí había.
-!Señores, disfruten de su baño!.
Sin más volví a cerrar mis ojos y echarme hacia atrás para poder sentir la caricia del agua cuyo dulce calor me adormecía.

Syd había dado argumentos más que buenos como para que cerrara la boca por un momento y dejara de gritar, pero aún así, mi sonrojo no se quería ir... bueno, sólo le quedaba el esperar a que se calmara por sí solo... suspiré al sentirme vencido. No pude evitar reír cuando ví a Syd haciendo hilachos la ropa de Siegfried.
- Jajajaja, Syd, eres muy cruel...- dijo divertido para después ver como Siegfried entraba... o más bien caía a la bañera.
Syd tenía una sonrisa victoriosa y para poder "celebrar" se recostó y cerró los ojos como si estuviera en un spa.
Me quedé por unos momentos embelesado viendo el porte de Syd... se veía tan apuesto... pero quería fastidiarlo un poco, así fuera sólo con una travesura infantil... miré la espuma de la bañera y di gracias a Odín de que fuera tan abundante y no sólo que cubriera mi intimidad, sino que también sirviera de algo... Me acerqué al peliverde y comencé a acariciar su cabello, lo cual hizo que el guerrero de Zeta abriera un poco los ojos.
-Tranquilo, que no te voy a hacer nada, sólo un masaje, jejeje- al parecer esto fue suficiente para que Syd no se opusiera, momento en que le hice una cresta y una barba de espuma, lo cual hacía que el peliverde se viera realmente cómico ...
- Siegfried... me encantaría que tuviéramos una cámara....- comenté mientras me alejaba de Syd y contemplaba mi "obra maestra"... eché una mirada cómplice a Siegfried para después murmurarle.- ¿Sabes si este chico tiene pintura o maquillaje?... quiero hacer un ligero experimento, jejeje...

Parecía que el baño hacía maravillas con Syd, tanto que lo hizo dormir en cuestión de segundos... momento más que perfecto para salir de la bañera, envolverme en una toalla y salir del baño, Siegfred llegó a creer que no volvería, pero regresé con un marcador y una cámara que encontré sabe Dios dónde...
-Hazme un favor, Siegfred y no le digas nada, sino a ti te va a ir peor- le dije con voz amenazante para que no me delatara...
Tomé el marcador y comencé a hacer monachos en el rostro de Syd, el cual movía la cabeza aún entre sueños. Siegfried y yo nos alarmamos enseguida, pero peor aún fue el sentir unos fuertes brazos que me aprisionaban, cortándome la respiración y haciéndome sonrojar nuevamente. El peliverde, al parecer entre sueños me debio haber confundido con un muñeco de peluche.
-Este chico sí que tiene brazos fuertes...- dije tratando de separarme del bello durmiente, sin éxito. Sólo tenía una mano libre para seguir haciendo monachos en el rostro de Syd pero al final pude dibujar una cantidad de garabatos y frases por todo el rostro, parte del cuello y el pecho del guerrero de Zeta...

-Bien...!ahora tómale una foto!...- casi le ordené a Siegfried, quien enseguida tomó una foto del rostro del bello durmiente. Los dos apenas podíamos contener las risas del cómico aspecto de Syd. El ojiazul salió del baño para guardar tanto la cámara como el marcador y mientras tanto yo seguía luchando para liberarme de los brazos de Syd, lo cual parecía tarea imposible. Al regreso de Siegfried, le supliqué que me ayudara a escapar pero cada vez que Siegfried trataba de jalarme Syd me abrazaba con más fuerza.
-Este chico debió querer mucho a sus peluches de infancia... me está ahogando... !!!!Syd...despierta!!!!...

Estaba sumido en un dulce sueño, el agua tan caliente me había relajado de tal manera que me fui a los brazos de Morfeo. Mientras dormitaba había notado un cierto cosquilleo por la cara y me había parecido oír unas risitas, pero no le di mucha importancia, al menos no para terminar de despertarme. También me pareció notar un peso muy agradable sobre mi cuerpo mientras que el cosquilleo descendía por mi cuello y el pecho; no sabía que era pero era una sensación deliciosa y no quería soltar aquel fardo.
Me desperté de sopetón cuando oí un grito aterrador y me llevé la mayor sorpresa de mi vida, aquel peso que se hallaba encima mío era....
-!!!MIMMEEE!!!
Me llevé tal susto que me hundí en el agua por completo llevándome al rubito conmigo, cuando salimos le pregunté aún algo sobresaltado.
-¿Qué rayos hacías encima mio? -Mime tenía cara de susto y Siegfried parecía contener una risita apagada.
Fue entonces cuando vi en mi pecho unas marcas de rotulador negro, !aquellos dos me habían jugado una trastada!. Solté a Mime como si fuera un saco de patatas y fui a mirarme en un espejo, cuando vi lo que habían hecho casi me dio un soponcio.
-!!Me las vais a pagar todas juntas!! -les grité algo enojado mientras que ellos se partían de risa.


Mi rostro de espanto no tenía comparación, no sabía que responder en cuanto Syd preguntó por qué estaba sobre él... ¿cómo decirle que en su sueño me había tomado por un muñeco de peluche?... En fin, dejé de pensar en eso en cuanto sentí como era arrojado por Syd... y al ver su expresión mirando su lindo rostro en el espejo lleno de marcador. Siegfried y yo no podíamos dejar de reír a carcajadas mientras el otro clamaba venganza.
-Jajajaja, ¿por qué tan de mal humor, lindo?... sólo son unos manchones que se borrarán con el agua, ademas tú...- dejé de hablar en cuanto noté algo... algo que me hizo ruborizar hasta la médula y cubrirme el rostro tratando de ocultar una pícara risa.
-Eso espero, Mimito, porque los rotuladores que tengo en casa son de tinta permanente que cuesta un demonio de sacársela de encima.

- Syd... no tienes toalla...- no dije nada más, sólo dejé escapar una risa mientras que Siegfried caía de nuevo a la tina muerto de la risa.


¿Será posible? tanto uno como otro se estaban partiendo de risa a mi costa con todos los "lindos tatuajes" que me han hecho.
-¿
Por qué de tan mal humor, lindo? sólo son unos manchones que se borrarán con el agua.
Los dos seguían medio muertos de risa, !por Odín! y todo porque estaba completamente desnudo delante de ellos. Mime me remarcó que no llevaba una toalla encima, sin embargo, al girarme note maliciosamente que él también estaba más rojo que un tomate. Todavía seguía fijo en vengarme, pero mi rostro adquirió una sonrisa angelical y volví a introducirme en la bañera como si no hubiera pasado nada. La venganza es un plato que tiene mejor sabor cuando se come frío.

-¿Qué, chicos? ¿disfrutastéis la visión que teníais delante vuestro? -les dije riéndome mientras me quitaba el horrible mejunje que me habían puesto.

Antes de poder reír o responder, cubrí mi rostro completamente sonrojado y más aún debido a la pregunta "inocente" de Syd... Sin embargo, Siegfried parecía estar más preocupado porque no lo vieran desnudo que por ver a los otros dos guerreros, en conclusión, yo era el único que estaba "sufriendo" en esos momentos.
-Deberías ser más cuidadoso la próxima vez...- sólo atiné a decir eso para poder ver de nuevo al peliverde, el cual estaba haciendo las mil y una maromas para quitarse los garabatos que le había hecho- ¿dices que tus marcadores son difíciles de borrar ¿eh?... ¿crees que necesitarás una sabra de metal, querido amigo?- pregunté con sarcasmo, a lo q' Syd respondió con una sonrisa malhumorada y salpicándome un poco para que dejara de verlo en esos momentos.

-Mime, !calladito estás más guapo! -respondí a su comentario sarcástico.
!Maldita sea! el rotulador este era más díficil de sacar de lo que esperaba y la única solución que se me ocurrió era la de utilizar leche que sirve muy bien para disolver tinta,
pero no me apetecía ir hasta la cocina justo entonces.
Ambos se reían de mis esfuerzos, así que decidí dejarlo y quedarme con mi bonita cara tatuada.
-!Claro!, ahora no soy guerrero divino, sino un maniquí de la Señorita Pepis-
repuse algo maliciosamente mientras que un plan comenzaba a urdirse en mi mente aunque mi rostro seguía impasivo -el agua se está enfriando un poquito, ¿no? ¿Os importaría dar al grifo del agua caliente? No quisiera que os resfriaráis...
Ambos me miraron con desconfianza aún llevando una carita de completa inocencia y me levanté un momento para dar al agua caliente.
-!Por todos los dioses! Esto está mucho mejor -me hundí por unos momentos por debajo del agua y afilé de nuevo las garras para despojar al guerrero de Alfa de sus bonitos calzoncillos de color.... rosa.
-Oh, Siegfried, ja, ja, ja, ja, ja, ahora entiendo
por qué no querías que te viéramos en paños
menores..... !Qué color tan lindo!.... -me reía con ojos lagrimeantes.

El ver a Syd haciendo tal esfuerzo por quitarse esos manchones era realmente cómico, pero al parecer, el guerrero de Zeta supo "olvidar" el incidente al hablar de que el agua comenzaba a enfriarse. Siegfried y yo, por supuesto, no nos creímos mucho esa historia, pero vimos como Syd se levantaba un poco para abrir la llave del agua caliente.
El baño comenzaba a parecer aguas termales, pero al parecer fui el único que lo percibió, nunca había sido muy amigo del calor...
Syd, por su parte, con la excusa de estar en un momento agradable, se hundió en el agua... segundos después, noté el rostro sonrojado e inexpresivo de Siegfried.
- ¿Uh?... Siegfried, ¿qué te pasa?- pregunté con curiosidad, a lo que sólo obtuve como respuesta una risita maliciosa de Syd, el cual salió del agua con un trozo de tela rosa.
-Syd, ¿qué es eso?....- al mirar un poco más de cerca la tela... vi un nombre escrito: "Siegfried", lo cual me hizo entender que a lo que más temía Siegfried se había hecho realidad. Comencé a reír un poco, pero me detuve casi de inmediato al darme cuenta de que era sólo una parte de la venganza del peliverde...*!oh, no! y ahora... !!!¿qué me va a hacer a mí?!!!* pensé alarmado mientras me alejaba un poco de Syd.

No podía dejar de reírme al ver la ropa interior del guerrero de Alfa, que se había puesto del mismo color que un tomate y con una cara de mil demonios, pero lo mejor de todo es que tenían su nombre bordado. !Qué pena el no poder tomarle una foto!, me parece que nadie se lo volvería a tomar en serio como capitán de los guerreros divinos.
-Oh, Siegfried, me encantan tus gustos para vestirte, ja, ja, ja, ja, ja,....
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Mio o de nadie. (Mime x Syd) (Songfic)   

Volver arriba Ir abajo
 
Mio o de nadie. (Mime x Syd) (Songfic)
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» A Discusión ... Mr.Mime
» No se lo digas a nadie (Novela 1994 - Película 1998) - Jaime Bayly
» 11M, PARA QUE NADIE LO OLVIDE?? DE QUE VAN?
» Mime De Benetnasch Eta
» NADIE ME OFENDE IMPUNEMENTE , ELIZABETH URIAN

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Iced Heart :: ..::Fan Fics::.. :: ::Fanfics Asgardianos::-
Cambiar a: